viernes, 21 de junio de 2019


CONTRIBUCIÓN AL CONOCIMIENTO DEL PLUMAJE DE LOS CANARIOS RIZADOS (3)

Traducción de un artículo de
 Alberto Zingoni y Michele del Prete.
(continuación) 


            Las diferencias estructurales que hay entre una pluma y otra dependen de la barba, que difiere mucho de una pluma a otra y de un área a otra de la misma pluma. En el extremo distal de la pluma, las bárbulas son cortas y están provistas de ganchos; A medida que desciende hacia la base, las bárbulas se hacen más largas y más largas y los ganchos tienden a convertirse en pestañas más largas y más largas. En las barbas de la base y en las de la hipopluma se encuentra el máximo desarrollo de las barbas. 

            Todo esto determina el hecho de que solo en una parte del extremo distal de las plumas el estandarte sea homogéneo debido al acoplamiento de las barbas con las contiguas. El acoplamiento se debe naturalmente a la presencia de los ganchos que solo están bien hechos y son sólidos en esta parte de la pluma. Los ganchos son visibles solo bajo el microscopio.
            Ya hemos dicho que en todas las plumas las barbas proximales son las más ricas en bárbulas; debe agregarse que, en un área generalmente bien delimitada, ubicada en el centro de la parte basal de la pluma, las barbillas se desarrollan al máximo para un tramo preciso que se extiende desde el raquis a un cierto tramo de la barba. Esto conduce a la formación de un área en forma de corazón donde el entrelazamiento de las largas y numerosas bárbulas da la apariencia de un fieltro.

            Hemos dado a esta área el nombre "corazón" y la parte periférica restante el nombre "pericardio".  Cuando el "corazón" se extiende a toda la pluma, parece que no lo tiene; en este caso la pluma tiene una esponjosidad extrema. No queremos extendernos en describir la mayor o menor extensión del "corazón" en las diversas plumas, ya que cada se puede realizar a simple vista.
            Lo que, en cambio, constituye la observación más importante de esta relación nuestra es la diferente estructura de las barbas del "pericardio". Con mucho, las diferencias más significativas se encuentran en las plumas de la cabeza. Las plumas de la cabeza de color intenso tienen la mayor parte de las barbas del pericardio, casi sin bárbulas; las plumas nevadas tienen la barba entera, o casi entera, provistas de abundantes bárbulas.
            Si el criador integra estos datos inequívocos en la estructura, con los que se relacionan con la forma de la pluma (estrecho en el intenso, ancho y abultado en la nevada) tiene el criterio más preciso de todos los posibles para establecer el tipo de plumaje de sus canarios rizados, sobre todo si son blancos. Este criterio es menos válido para el Rizado de París por las razones que explicaremos en breve. 
            Bastará con que el criador observe con una lente las plumas de la cabeza de un número adecuado de ejemplares para tener su propia experiencia. También se dará cuenta del valor que los conocimientos ornitológicos, de los que forman parte estas observaciones, tienen para perfeccionar y mejorar el conocimiento que se deriva de la práctica y la experiencia. 

Las plumas de los flancos

            Hemos dicho al principio que dentro de la misma raza hay sujetos con plumas más largas que las de otros y que esto es independiente del grado de nevado que tenga. También hablamos de la “sostenibilidad o sostenimiento" de las plumas. Para darnos cuenta de estos hechos, hemos examinado 4 parisinos y un rizado de color blanco. Nos dimos cuenta de que las plumas de la cabeza se prestaban, para esta comparación, peor que las de las otras razas, porque sus dimensiones y su curvatura son demasiado diferentes según el punto en el que se cogen, ya que es difícil encontrar dos parisinos que tengan los mismos rizos de la cabeza. Por lo tanto, dirigimos nuestra atención a las plumas de los flancos.
            Cuando las plumas de los flancos están bien formadas, las diferencias entre un sujeto intenso y uno nevado son menos marcadas de lo que cabría esperar y se observan menos diferencias que en las plumas de la cabeza, pero el desarrollo diferente del raquis es de gran ayuda. en la diferenciación.
 
  

            A veces, sale del cálamo una ramificación que parece una segunda pluma más pequeña y es lo que se llama el hiporraquis.
            Cuando las plumas de los flancos no están bien estructuradas, las diferencias son muy marcadas, ya que los defectos de la sostenibilidad se sienten más en ellas que en cualquier otra región y causan la "caída" de este rizo (más a menudo el derecho), con una notable disminución en el valor del ejemplar.
            La comparación entre sujetos similares, pero de diferente intensidad de color, es significativa si se tienen en cuenta las barbas más largas que surgen de la punta del "corazón". Se deben especificar dos cosas más. Una es que las diferencias parecen ser menos claras, ya que nuestros dos parisinos más intensos ciertamente no eran tan distintos como el Rizado del Norte; por otro lado, no teníamos otro disponible. La otra cosa es que las plumas que se toman de la parte anterior del flanco son más nevadas (ancha) que las de la parte trasera.
            Esta segunda observación nos sorprendió y nos parece interesante, ya que puede explicar la razón por la que los flancos en muchos ejemplares están más "abiertas" en la parte delantera que en la trasera.
            Como conclusión de estas observaciones, podemos decir que en el Parisino la definición del tipo de plumaje no es tan fácil como en otras razas. Pero el método tiene total validez si se usa para comparar dos sujetos entre sí para establecer cuál de los dos tiene un plumaje más intenso que el otro; ya que básicamente eso es lo que más nos interesa.
            Otros datos provienen de la comparación de las plumas del flanco izquierdo con las del flanco derecho en un rizado de color blanco que tenía solo este segundo rizo muy caído y en dos Parisinos (padre e hijo) escasos de plumaje y con el lado izquierdo más "Fuerte" que el derecho. Todas las plumas de los 3 sujetos fueron similares en longitud (45, 50 mm); la derecha tiene barbas más largas 2, 4 mm, pero ligeramente más delgadas y, extrañamente, casi sin bárbulas en el "pericardio"; pero sobre todo, es el raquis el que es visiblemente más delgado y menos resistente a la deformación. En general, a simple vista, la pluma derecha parece menos rica en queratina y sugiere un carácter constitucional de funcionalidad anormal de los folículos; sin embargo, incluso si la robustez del raquis es menor, siempre es más que suficiente para garantizar la sostenibilidad del flanco. La conclusión es que la caída de un flanco no depende del raquis, sino de factores relacionados con la adherencia de la raíz en el folículo o de la debilidad de los músculos foliculares. Para confirmar esto, se encuentra el hecho de que el sujeto blanco, como suele suceder, hasta cierto momento de la muda tenía ambos lados bien sostenidos y, además, el hecho frecuentemente comprobable de que un flanco está levantado o se cae dependiendo del momento; Obviamente, siendo la pluma siempre la misma, la causa se encuentra en el folículo o en la debilidad de la pluma debido a causas externas.
            En los dos ejemplares parisino, padre e hijo, definidos a simple vista "con plumaje corto", las plumas de los flancos eran aproximadamente un centímetro más cortas que las de los otros parisinos, pero también estaban menos sostenidas, más caídas. Por lo tanto, eran realmente sujetos de "plumaje corto", pero también "plumaje débil"; lo que demuestra una vez más que la "longitud menor", la "dureza" y la "intensidad" del plumaje pueden no estar asociadas entre sí. Quizás, estadísticamente, hay más casos en los que están, pero, ciertamente, lo son menos de lo que uno podría pensar.
            Las plumas de los flancos pueden ser muy bien nevadas (anchas) y largas y, al mismo tiempo, bien sostenidas. Todo depende de su queratinización y de la "estrechez" de los elementos del folículo. Cuanto más positivos son estos factores, más valioso es un flanco; las razones por las que las plumas del flanco están levantadas se encuentran en la selección realizada y el consiguiente valor genético de esa estirpe y en una muda bien hecha. La importancia de este segundo factor se demuestra por el hecho de que un flanco descendente, después de la muda posterior, puede ser ascendente o viceversa.
            La importancia de la estructura de las barbas, barbulas, del hiporaquídeo y del raquis es tal que son las que determinan la sostenibilidad o firmeza de uno de los rizos fundamentales, como son los flancos y se pone en evidencia por otra consideración.
            Sabemos que cuando se quiere que una canaria deje de poner huevos, se arrancan algunas plumas de algunas partes del cuerpo para favorecer el inicio de la muda que coincide con la extinción del ciclo estral. En esta circunstancia, cualquier persona habrá notado que las plumas que se oponen a menos resistencia al desplume son solo las del culotte. Cualquier persona que manipule aves con fines gastronómicos también es consciente de esto.
            Estas son precisamente las plumas que tienen el máximo "corazón" y el máximo hiporaquideo, pero particularmente el raquis es más fino. Es como si, de la gran cantidad de queratina que ha ido a formar los elementos del vexilo, una parte se haya sustraído de la cuota debida al raquis. Ese tipo de plumas pluma también tiene una raíz delgada que mal se presta para permanecer firmemente en el folículo. Es una pluma "frágil" en la que el vexilo  ha perdido su fisonomía para transformarse en casos extremos en una "pluma flácida y ligera"
            Cuanto más cerca esté la estructura de las plumas de un flanco de las del culotte, más suave y caído será ese flanco.
            En el curso de nuestras observaciones de los flancos también hemos encontrado que las plumas, además de estar dobladas hacia arriba, están desde el medio, también hacia el frente; por lo tanto, en general, están un poco torcidas.
            La observación del hiporraquideo dio estos resultados. Las plumas de la cabeza son las únicas que no tienen hiporráquideos. En las plumas de la sobrecola, el hiporaquideo está ausente en el Gibber y en el Rizado del Norte intenso y es mínimo en los demás. Las plumas de la parte inferior de la cola, del abdomen y el jabot tienen modestos hiporraquideos. Todas las demás los tienen en abundancia. El número y la longitud de los elementos (barbas libres) son diferentes. El desarrollo es mayor en los sujetos nevados, tanto en número como en longitud. El número máximo encontrado fue de 11 elementos en una pluma del flanco. Contrariamente a lo que esperábamos, los elementos del hiporraquideo no constituyen un elemento discriminativo.

            En el Verdecillo y en los dos Pinzones, la observación de las plumas dio los siguientes resultados. En los tres ejemplares, las plumas son del tipo nevado (ancha). La hembra del pinzón tiene plumas que son casi tan anchas como las de los dos Rizados del Norte nevados. El macho todavía tiene un poco menos de ancho. En los tres, las plumas de la cabeza tienen el mismo ancho, que es ligeramente menor que la de los dos sujetos nevados. Por lo tanto, limitados a nuestras observaciones, podemos decir que los pinzones salvajes tienen plumas de tipo nevado (ancha), pero en el macho es menor que en la hembra. Esto valida la tesis de que en los canarios el plumaje intenso (estrecho) no es natural y se ha obtenido en cautiverio por selección de mutaciones.

            (continuará)

viernes, 31 de mayo de 2019


CONTRIBUCIÓN AL CONOCIMIENTO DEL PLUMAJE DE LOS CANARIOS RIZADOS (2)
Traducción de un artículo de
 Alberto Zingoni y Michele del Prete.

(continuación)
Material y técnica
            Tomamos las plumas de 9 regiones diferentes de 5 ejemplares. Los sujetos examinados fueron: un macho de Gibber, un macho Rizado del Norte de color intenso, dos Rizados del Norte, macho y hembra claramente nevados y un Rizado de París normal. Todos los ejemplares eran de color amarillo, excepto el parisino que tenía alguna mancha.  El tamaño de los 3 rizados del norte era casi el mismo.
 
             Elegimos 3 Rizados del Norte porque solo en esta Raza pudimos encontrar sujetos que fueran muy intenso y muy nevados, de modo que la comparación tuviera el máximo significado.
 
             De cada ejemplar tomamos una pluma de la cabeza, de la espalda, de los costados, de la grupa, de la parte superior de la cola, de debajo de la cola (sotto coda), del abdomen, de por encima de los muslos o culotte  y del pecho o jabot, siempre escogiendo las más largas de cada zona. 
 
            Además de los ejemplares mencionados también obtuvimos muestras de:
            Las plumas de la cabeza y los flancos de 4 parisinos machos, 2 de color amarillo bastante intenso y 2 de un color decididamente más pálido, los cuatro con un volumen similar de plumaje.
 
            De dos parisinos, padre e hijo, que podríamos haber definido "con plumaje corto", tomamos las plumas de los dos lados, y cuyo lado izquierdo estaba mejor levantado.
 
            De un rizado del Norte  de color blanco tomamos algunas plumas de los flancos del lado izquierdo en el que las plumas estaban bien levantadas y del derecho que estaban totalmente caídas.
 
            Finalmente, al no tener canarios silvestres disponibles para para poder confrontar su plumaje con el de los canarios rizados, hemos tomado algunas plumas de la cabeza y la espalda de un Verdecillo macho y dos Pinzones, macho y hembra.
 
            Con todas las plumas contamos las barbas, tomando nota también de su longitud
.
            Luego, con la ayuda de una lupa, un par de pinzas y un compás, medimos la longitud de la barba más larga, que siempre resultó ser una de las que surgen de la parte media del vexilo.
RESULTADOS Y SU INTERPRETACIÓN.
Tamaño de las plumas.
 
            Para todas las regiones, las plumas más cortas son las de Gibber, las más largas las de los parisinos, las de longitud intermedia, pero similares entre sí, las de las 3 Rizados del Norte; es decir, la longitud de las plumas es simplemente proporcional al tamaño del sujeto; cuanto más grande es el ejemplar más largas son sus plumas.
 
            La comparación de las plumas entre los 3 Rizados del Norte ha sido decisiva a este respecto. Resulta que para algunas zonas prácticamente no hay diferencias en la longitud de las plumas (cabeza, grupa, abdomen). Para otras, las diferencias son pequeñas, por lo que pensamos que, al menos en parte, dependen de no haber tomado la pluma más larga de entre todas las de esa zona; según nosotros, incluso estas diferencias no son significativas.
             Los datos relacionados con las plumas del culotte, nos parecen significativos. En el macho típico, con un plumaje de un tipo más intenso las plumas del culotte son significativamente más cortas que las de la hembra.
             Nuestra hipótesis es que esta diferencia en relación con las plumas del culotte puede constituir una diferencia típica entre los dos sexos. La selección natural puede haber beneficiado a aquellas hembras que tuvieron la capacidad de crear una capucha de plumas más grande y más densa para cubrir y calentar mejor los huevos. De hecho, como diremos más adelante, incluso en las especies silvestres, la hembra tiene un plumaje de un tipo más nevado que el de los machos. Para apoyar esta hipótesis, hay dos hechos: el primero es que  el ancho de las plumas del culotte de la hembra es el máximo entre todas las 45 plumas observadas; la segunda es que la región del plumaje del culotte es más rica en barbulas (una región que, como diremos más adelante, hemos llamado "corazón"), y puede ocupar toda la pluma y determinar su alto grado de esponjosidad; Pero volveremos a esto en breve
            La conclusión es que la longitud de las plumas, excluyendo posiblemente las del culotte, no presenta diferencias sustanciales entre un sujeto de color intenso y uno de color nevado, ya sea macho o hembra. Por esta razón, las expresiones "plumaje largo" y "plumaje corto" son completamente impropias, cuando están destinadas a usarse en lugar de "plumaje nevado" y "plumaje intenso".
            La longitud de las plumas depende principalmente de la Raza, pero esto no excluye que dentro de la misma Raza haya sujetos con plumas más largas que las de otros; sin embargo, esto, al menos para una gran parte, es independiente del grado de lo intensa o nevada que sea la pluma.
             Hemos tenido la oportunidad de observar este hecho en todas las razas rizadas y, en particular, en los parisinos, algunos con plumas de un color algo nevado y, al mismo tiempo, "cortos", otros con plumas bastante intensas y al mismo tiempo "largas".
            Con los datos obtenidos hicimos la siguiente operación: dividimos la longitud de la barba más larga entre la longitud total de la pluma y lo multiplicamos por 200. El valor de este porcentaje es aproximadamente proporcional al ancho del vexilo (considerado el doble de la barba más larga – por lo tanto, al multiplicarlo por 200 da un valor porcentual). Elegimos la duplicación de la barba más larga, en lugar de la medida del ancho aparente del vexilo, porque este parece más o menos ancho según determinadas condiciones, como el ángulo de inserción de las barbas en le raquis y su apertura diferente.
             Estos porcentajes indican que en el Gibber y en el Rizado de París la longitud de la pluma prevalece sobre el ancho. Las razones para esto son diferentes. En el Gibber es la excesiva brevedad de las barbas lo que determina los vexilos estrechos y, por lo tanto, las plumas desproporcionadamente largas; en el parisino, por otro lado, es la longitud excepcional de toda la pluma que, a pesar de los vexilos abundantemente desarrollados, hace que parezca proporcionalmente larga.
            La misma relación en los machos de Rizado del Norte es muy diferente y de gran importancia. Las plumas del Rizado del Norte nevado son mucho más anchas que las del sujeto intenso; la mayor diferencia está en las plumas de la cabeza. En la hembra  los valores son muy similares a los del macho; el valor menor en relación con el abdomen de la hembra no es una excepción, ya que depende de la mayor longitud (denominador de la proporción).

            La conclusión es que las plumas de color intenso tienen vexilos estrechos, las plumas nevadas vexilos anchos. que es como decir que en la misma raza las plumas nevadas son anchas (¡no largas!), las intensas son estrechas (¡no cortas!).

            Para los propósitos prácticos de identificar el tipo de plumaje, habiendo comprobado que las plumas de colores intensos son estrechas y las nevadas anchas, obviamente no tiene ninguna dificultad el canario es amarillo o tiene un fondo amarillo, ya que la evaluación de la intensidad del lipocromo es suficiente.

            En cambio, en el Canario blanco o ardesia, el dato tiene una utilidad mucho mayor, ya que en estos canarios no se resalta la intensidad del color. Esto también se aplica a algunos ejemplares totalmente verdes.

            La observación de la estructura de las plumas es el medio más válido para identificar el tipo de plumaje, cualquiera que sea su color. De esta manera, los dos datos (dimensiones y estructura de las plumas), que se integran entre sí, permiten resolver fácilmente muchas dudas.

(continuará)

domingo, 31 de marzo de 2019


RIZADO DE PARÍS - FOTOS COMENTADAS  
            Tal como se ve en la foto, parece que tiene unos buenos rizos en la espalda, que son amplios y alargados. La aleta se la ve amplia y bien señalada. Todo el pecho y el abdomen tiene volumen y siguen una línea continua. Se ven bien los rizos de la cabeza y del cuello. Las puntas de las alas están juntas; es frecuente que estén separadas y en ocasiones una más alta que otra, lo cual es un defecto pues se rompe la armonía de la línea del cuerpo. Yo diría que este ejemplar no tiene plumas de gallo, por lo menos en la foto no son visibles, y le faltan plumas en la base de la cola para que no parezca que esta sale de repente. La posición es baja. Si es su posición habitual no es la más adecuada, pero es posible que sea la que ha salido en la foto y nada más.

 
            Este canario muestra unos rizos de la espalda totalmente desorganizados. La aleta que se ve está totalmente caída y plana y es de nulo valor. Aquí se ve muy bien como un ala está levantada, y posiblemente esta posición defectuosa de la misa influya en lo desorganizados que están los rizos de la espalda. En este ejemplar se ven plumas de gallo y un plumaje más abundante en la base de la cola. Por lo que se ve en la foto, este canario es de mucha menor calidad que el anterior y los defectos que tiene le hacen totalmente inadecuado para utilizarle en la cría.